Consejos

La temperatura del agua en el lavado, será tibia (36 - 37ºC).

En verano el pelo sufre mucho más que el resto del año principalmente por el sol, el cloro y la sal. Los cuidados mínimos serán la aplicación de una mascarilla nutritiva una vez por semana, aplicarse una generosa dosis de crema suavizante después de cada lavado y la aplicación de ampollas con aceites especiales para pelo seco cada 15 días.

Para que surtan mejor efecto estas ampollas, envuelva la cabeza en una toalla caliente y déjela actuar durante unos 20 minutos.

Lavar la cabeza masajeando con la yema de los dedos extendiendo el champú por todo el cabello y cuero cabelludo.

Aplíquese el champú en dos fases, la primera para limpiar y la segunda para que ejerza su función tratante o aplíquese dos tipos de champú, uno para limpiar y otro tratante.

El reposo de la espuma del champú, tras la 2ª aplicación será de unos 2 minutos aproximadamente.

Cabellos secos: Su lavado debe distribuirse a una vez por semana y a una sola aplicación, sin necesidad de enjabonarlo dos veces.

Cabellos grasos: Conviene espaciar el lavado tanto como sea posible evitando los masajes muy enérgicos.

Cabellos con caspa: Se recomienda no usarlo más de una vez por semana y debe realizarse en dos tiempos. 1- Aplicarlo mediante un ligero masaje y aclararlo. 2- Volverlo a aplicar y dejarlo algunos minutos para que los elementos activos puedan ejercer sus propiedades. Muchos tienen como principal inconveniente mantener y agravar la seborréa en los sujetos predispuestos, sobretodo, aquellos que contienen un elevado índice de antisépticos y antifungicos en sus fórmulas.

El reposo de la crema suavizante o la mascarilla, será de unos 4 minutos. Además es aconsejable el baño de calor, es decir envolver el cabello en una toalla, justo después de la ducha.

Secaremos el pelo con la toalla, de forma suave. Hay que evitar el secador de mano, ya que reseca en exceso. Si no queda más remedio usarlo con temperatura moderada y al menos a 10 cm del cabello.